El cierre sin previo aviso de las clínicas iDental ha dejado a decenas de miles de pacientes con bocas desdentadas, tornillos metálicos de implantes sin acabar y encías con infecciones. El caso, que afecta a 11 comunidades, supone uno de los mayores escándalos sanitarios de las últimas décadas en España, afirma Antonio Montero, presidente del Colegio de Odontólogos de Madrid. El Ministerio de Sanidad reunió el jueves a los directores generales de consumo de las regiones afectadas y remitirá a la Fiscalía la documentación para investigar si existe delito.

Seguir leyendo.

»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»» Fuente: Portada de EL PAÍS