El inquisidor asegura que las acusaciones contra las supuestas brujas estaban basadas en falsos testimonios obtenidos bajo coacción, y relata el caso de una mujer que se suicidó arrepentida tras haber delatado falsamente a una de las condenadas, o el de otra, en el pueblo de Elizondo, que confesó ser bruja para librarse del cepo al que los vecinos la habían atado durante 15 días. “He tenido y tengo por muy más que cierto que no ha pasado nada real de todos los actos deducidos aquí”, y añade: “No he hallado certidumbre ni indicios de los que se

etiquetas: brujas, zugarramurdi, no eran brujas

» noticia original (www.kamchatka.es)

»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»» Fuente: Menéame: publicadas