Ahogada por los problemas económicos de su partido, el Reagrupamiento Nacional (RN), pero dispuesta a no desaprovechar la oleada populista y antiinmigrante que ha encumbrado en Italia a su admirado Matteo Salvini y de la que también espera poder beneficiarse. La líder de la ultraderecha en Francia, Marine Le Pen, inauguró este domingo el nuevo curso político del antiguo Frente Nacional con un objetivo prioritario: la conquista de Bruselas en las elecciones europeas de mayo, en las que según los sondeos parte con fuerza.

Seguir leyendo.

»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»» Fuente: Portada de EL PAÍS