Los inmigrantes no son portadores de enfermedades ni cargan los servicios sanitarios ni dañan las economías. Son los mitos que con más frecuencia utilizan algunos gobiernos para negar la entrada de migrantes o restringir el acceso a la atención sanitaria. Leer

»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»» Fuente: Portada // elmundo