Nuestra sensibilidad social está abotargada; acostumbrarnos a ver la vulgaridad y la estupidez como las cosas más normales del mundo, incapacitándonos para poder alcanzar una conciencia crítica de la realidad. En esta subcultura del entretenimiento vacío, lo que se promueve es un sistema basado en los valores del individualismo posesivo, en el que la solidaridad y el apoyo mutuo se consideran como algo ingenuo.

etiquetas: cultura, política, dominio, poder, sociedad

» noticia original (www.annurtv.com)

»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»» Fuente: Menéame: publicadas