La causa penal contra Harvey Weinstein sigue adelante aunque sufre un importante revés coincidiendo con el primer aniversario del movimiento Me Too. El juez neoyorquino James Burke desestimó el cargo por agredir sexualmente a la actriz Lucia Evans. Siguen en pie los cinco restantes por violar y asaltar a otras dos víctimas, por los que el productor de Hollywood se enfrenta a una pena máxima en prisión de cadena perpetua.

Seguir leyendo.

»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»» Fuente: Portada de EL PAÍS