El Gobierno ha activado a casi un millar de empleados públicos para afrontar la carga de trabajo asociada a un hipotético Brexit sin acuerdo. El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha precisado este miércoles en el Congreso que se han habilitado 875 puestos públicos para reforzar las áreas más expuestas a ese posible divorcio sin acuerdo entre Reino Unido y la Unión Europea. “En la mayoría de los casos, esos empleados ya están en sus puestos de trabajo”, ha señalado Sánchez, que ha dedicado buena parte de su intervención ante el pleno del Congreso a hablar de los preparativos de España ante una salida británica inamistosa.

Seguir leyendo.

»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»» Fuente: Portada de EL PAÍS