Y ahora, ¿qué? Tras la devastación del lunes negro, la economía argentina vuelve a asomarse al abismo. Con el agravante del bloqueo político: el presidente Mauricio Macri ha perdido autoridad, Alberto Fernández no ha ganado aún una elección real y ni uno ni otro parecen dispuestos a cooperar para evitar que el país se desangre de aquí a diciembre, cuando debe comenzar el nuevo mandato. La situación es crítica.

Seguir leyendo.

»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»»» Fuente: Portada de EL PAÍS